Como crear un mundo de ficcion, Kryle

Hace algunos días, Omar Conde me hizo una pregunta que me fascino.

¿Cómo construyes un mundo de fantasía para jugar rol en él? Wow que fuerte pregunta. Sostuvimos una plática acalorada por cerca de 2hrs y si bien al final me parece que le quedaron claros los conceptos básicos, me di cuenta de lo complicado que es responder la pregunta. Ya no digamos hacer la colosal tarea de crear tu propio mundo.

Reflexionando me di cuenta que hace 24 años escribí por primera vez en una libreta Scribe unas cuantas líneas.

Los habitantes de Kryle piensan que su mundo es cuadrado. ¡Y lo es!

Cuenta con dos lunas, el sol y una de las lunas son en realidad barcos de batalla Gith, tiene 13 ciudades voladoras ancladas por cadenas místicas las cuales protegen al mundo de ser detectado por los dioses.

El Aether no puede conectar con el mundo, sin embargo el mundo si puede conectar con el Aether.

A lo largo de sus 7 eras este mundo ha sido testigo de batallas entre milenarios dragones, la devastación de los undead, la evolución de las razas humanoides, la conquista de los psionicos, la destrucción absoluta de la magia, la masacre de la Tarasca y la inevitable transformación del mundo en un ente consiente capaz de devorar las almas de los no natos.

Este es Kryle, mi mundo. Un lugar donde puedes jugar a ser un ladrón, tipo AD&D, un Jedi, un bárbaro de Conan, Un mago de D20, un caza recompensas o un pistolero.

Es muy interesante lo complejo que las fantasías que creas en colaboración con tus jugadores, todo esto gracias al jugar rol  a lo largo de tantos años.

Hoy me topé con este video de TED y me clarifico mucho de los conceptos que platique con Omar. (Kate Messner, 2014)

 

Fuentes:

Kate Messner. (2014). How to build a fictional world [YouTube]. Retrieved from https://youtu.be/ZQTQSbjecLg

 

Advertisements

Un buen licor | Francisco Martín Moreno

UN BUEN LICOR

Volteó instintivamente para los lados y al no sentirse visto, abrió el
cajón derecho para extraer una botella café de vidrio oscuro. La
expuso a contraluz para descubrir la cantidad de líquido restante.
Medía los tragos para conocer el nivel de euforia y la duración de
la fuga. La etiqueta parecía recortada de un viejo pergamino.

Un buen licor recupera los ánimos perdidos.
Enciende el espíritu. Acorta las distancias. Rompe los hielos.
Ilumina las mejillas. Disminuye el tamaño de las dificultades.
Llama al optimismo. Despierta la audacia. Estimula la placidez.
Invita a la comprensión y a la comunicación. Apaga la angustia.
Anima a la contemplación de la belleza. Libera la generosidad.
Reduce la peligrosidad de los adversarios.
Dispara el gozo en los momentos felices y hace olvidar los tristes.
Invita al perdón. Induce a la tolerancia. Desata los afectos.
Alivia las cargas de la vida. Sacude la megalomanía.
Revive al ser espléndido que habita en nuestro interior.
Disminuye el tamaño de los desafíos. Arregla las ideas.
Los obstáculos aparecen como salvables.
Proyecta la imagen de los enemigos en una proporción diminuta.
Hace sonreír a los rostros petrificados y
promueve el amor entre los mortales.

Francisco Martín Moreno
“México mutilado”
Ed. Alfaguara 2004 pág. 280

Amazon.(2011) México Mutilado. Recuperado el 30 de septiembre de 2011 de 
http://www.amazon.com/Mexico-mutilado-raza-maldita-Spanish/dp/9681914473/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1317399956&sr=8-1